Entendiendo el concepto de llamada a la acción. Incentiva a los clientes


Llamado 1

Imagen tomada de: https://penguinwp.com/wp-content/uploads/2015/04/click-here.png

La llamada a la acción es un término frecuentemente utilizado en el marketing. De hecho podemos asegurarte que has tenido experiencias con ellas. Están a tu alrededor. En muchas páginas web suelen llegar a ti determinadas solicitudes como “Déjanos tu correo para recibir ofertas”. Esto es una llamada a la acción. ¿Dejaste tu correo y efectivamente después recibiste ciertas ofertas? La llamada a la acción resultó y además se generó una conversión para la página web: dejaste tu correo electrónico.

Definamos la llamada a la acción

Viene del inglés, “Call to action” y en nuestro idioma tenemos la traducción literal. Se trata de un tipo de contenido que tiene el objetivo de inspirar determinado comportamiento a cualquier usuario que lo vea. Bien puede ser  conseguir una compra, compartir en sus redes alguna imagen o enlace, etcétera. De hecho suele venir acompañado de ciertas frases que no son una imperiosa orden sino una recomendación o incentivo: “apóyame dándole like”, “comparte con tus amigos el enlace”, “Descarga gratis”, etcétera. Así pues, se vuelven una pieza importante para obtener apoyo o datos de nuestros clientes.

No hay que confundir la insistencia con un llamado a la acción

Llamado 2
Imagen tomada de: https://blog.booster-academy.fr/wp-content/uploads/2015/09/iStock_90324055_SMALL-730×410.jpg

Para explicar este punto, hay que tomar un ejemplo del mundo real. En tiendas grandes que cuentan con algunos empleados para asistir a los clientes, suelen darse casos donde ese vendedor se acerca para ofrecernos ayuda. Y es un buen servicio, pues demuestra atención hacia nuestra persona.

El problema radica cuando, lejos de ser ayuda, este ofrecimiento se convierte en hostigamiento o abrumadora presencia. Un empleado que nos sigue a todos lados y nos hace sentir incómodos, pues no podemos observar los productos a nuestro ritmo.

Es así que una llamada a la acción en una página web o en tus redes sociales no debe hacerse a cada hora ni aparecer en todos lados. Podrías terminar ahuyentando a los posibles compradores. Todo está en hacer pruebas, notar cómo la gente reacciona ante estos banners o publicaciones en tus redes. Con una buena estrategia, las peticiones estarán de manera sutil

Consejos para hacer un buen uso de la llamada a la acción

Emplear un llamado a la acción es muy sencillo. Para ello debes partir de lo que necesitas del usuario. Por ejemplo, tomas unas fotografías sobre determinados muebles que fabricaste y quieres que estas sean vistas por los contactos de tus clientes, pues el objetivo es aumentar la base.

Así pues, con publicar la galería en tus redes sociales no bastaría. Podrías hacer un incentivo como: “!comparte la galería con tus amigos!” y a eso añadirle algo como “recomiéndanos y recibe una recompensa”.

Por otro lado, hay productos que suelen ser más llamativos cuando hablas de sus beneficios. En lugar de pedir abiertamente al usuario: “compra ya tu cajonera”, deberías añadir el plus. por ejemplo: “No sufras por falta de espacio. Adquiere tu cajonera ya”. En este caso estás llegando al usuario como una solución a su problema.

¿Quieres dejar menos a la vista la palabra “compra”? Bien, entonces deja sólo la solución al descubierto: “¡olvídate de la falta de espacio ahora mismo!” y tras ello añadir el enlace de contacto o donde puede hacer la compra de esta cajonera.

La idea central es pensar en palabras que los hagan tener una reacción pero no sentir que les estás ordenando hacer la compra, la llamada o el mensaje para contactarte.

Si se tratara de suscribirse a un boletín de noticias, ofertas o bien si vas a organizar un evento, las normas a seguir son similares. No consiste ya en poner una solitaria palabra como “Inscríbete”, sino poner una frase que adorne y complemente.

Piensa en el beneficio que le quieres ofrecer a los clientes y hacerles sentir como que lo necesitan. Por ejemplo, muchos blogs utilizan frases para el botón. Una vez que han llenado el campo de nombre y correo electrónico, falta hacer clic en el botón de suscripción. Y este dice algo como: “Sí, deseo recibir las noticias”, “Quiero mi lugar”, “Aparta mi lugar”, “¡Mándame los contenidos!”. Hay que ponerle esa creatividad que incentive, que haga al usuario sentirse parte de la experiencia.

Es así como llega a su fin este breve artículo sobre lo que es la llamada a la acción. Puedes implementar este “ayudante” en tu página o redes sociales, para lograr más conversiones y llegar a tus clientes de forma efectiva. Esto sin mostrarte insistente ni que vayan a querer abandonar tu página o tienda a las primeras de cambio.

Suscríbete al boletín

E-mail:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *