Crowdsourcing: un modelo para resolver problemas inteligentemente


Imagen tomada de Pinterest: (https://www.pinterest.com.mx/pin/566257353133388461/).

El mecenazgo de la modernidad.

Si te dijéramos que las grandes compañías modernas no tienen las súper bodegas llenas de recursos, materiales y demás, ¿lo creerías? Por ejemplo, Uber opera en muchos países, pero los autos no son suyos. En un panorama general, ellos sólo brindan la plataforma pero la mayor parte de la operación la realiza gente externa (los choferes). Otro ejemplo es Facebook, la red social más popular donde se comparten millones de fotos, videos, enlaces, etcétera, y nada de eso es generado por las oficinas de Zuckerberg, sino por los usuarios que la componen.

Así pues, las grandes organizaciones no gastan tanto como creerías, ni poseen propiedades al por mayor. La respuesta está simplemente en el Crowdsourcing, una técnica inteligente que te vamos a explicar y que podrías emplear si te conviene.

Entonces, ¿qué es el Crowdsourcing?

La palabra en inglés tiene dos elementos: Crowd y Sourcing. Lo primero se refiere a “multitud” y lo segundo a “subcontratación”. El ejemplo de Uber es el más claro en este aspecto pero podemos citar incluso a Wikipedia: ahí el sitio está montado, tiene su tecnología, reglas, métodos, etcétera, y son personas externas (los usuarios) los que pueden contribuir a mejorar y añadir contenidos. Hay gente que desde luego lleva las riendas del proyecto, pero la contribución de los usuarios le da el impulso y fortaleza necesarios.

Para hacer las cosas más simples y ordenadas vamos a ver los tipos de Crowdsourcing que existen.

Financiamiento

Imagen tomada de: http://noticias.universia.com.ar/net/images/educacion/c/co/con/concurso-google-becas-apoyo-economico-realizacion-proyectos-investigacion.jpg
Imagen tomada de: http://noticias.universia.com.ar/net/images/educacion/c/co/con/concurso-google-becas-apoyo-economico-realizacion-proyectos-investigacion.jpg

En la antigüedad existían los mecenas que daban protección a los artistas, además de otorgarles recursos monetarios para seguir creando. En la actualidad este modelo no ha pasado desapercibido. Para la estrategia que estamos tratando, recibe el nombre de Crowdfunding, que significa financiamiento por varias personas.

Aquí una gran comunidad realiza pequeñas aportaciones para ayudar a los emprendedores y se realiza principalmente a través de internet. Algunas plataformas destacables son Kickstarter o Patron. Tú puedes presentar tu proyecto, costos estimados e inclusive ofrecer incentivos para que la gente te apoye. Desde dar muestras gratis como donadores fundadores, hasta ser parte del elenco si se trata de un largometraje. Prácticamente cualquier proyecto es financiable, la comunidad responderá según la seriedad y justificación que entregues en tu campaña.

De este modelo sobre ofrecer incentivos o primicias se deriva el llamado Investment Crowdfunding, donde los usuarios que realizan financiamiento se vuelven inversionistas y pueden recibir beneficios una vez que el proyecto genere ganancias.

Intercambio de labores

Imagen tomada de Pinterest: (https://www.pinterest.com.mx/pin/566257353133388461/).
Imagen tomada de Pinterest: (https://www.pinterest.com.mx/pin/566257353133388461/).

En la actualidad, los trabajadores freelancers acaparan 35% de la fuerza económica, pues siempre hay pequeños o medianos negocios que necesitan de especialistas en actividades que surgen cada cierto tiempo y que sería difícil mantener con trabajos de planta.

De esta manera, hoy se realiza un intercambio de habilidades donde puedes encontrar a esos profesionales dispuestos a realizar trabajos esporádicos o de única ocasión. Una plataforma importante sobre ello se llama Swapskill, donde tú puedes realizar favores para otros y, de manera inversa, encontrar quién pueda ayudarte. Desde tomar una fotografía, prepararte una receta, hasta cosas más complejas como realizar una investigación, un trabajo de programación y mucho más.

Feedback de los clientes

Mediante la interacción vas a tener mucho contenido sin que tengas que invertir mucho tiempo en la generación del mismo.

Puedes plantear un sistema de puntos donde otorgues alguna recompensa por realizar reseñas de los productos, realizar votaciones o bien subir a Instagram fotos donde estén utilizando tus productos o realizando alguna acción que esté relacionada con tu marca. También puedes permitirles escribir artículos de experiencias para tu blog o añadir secciones donde manden sus preguntas y tu marca les responda.

En fin, los usuarios se sentirán más arraigados e identificados con una empresa que les permite ser parte de ella y no sólo clientes. Imagina que les pides mandar una foto con su nueva cocina, con un mueble diseñado a medida bajo el eslogan “haciendo realidad sueños”. De este modo pueden recomendarte y al ponerlos en primera plana de, por ejemplo, tu página de Instagram, sus conocidos también querrán saber de ti.

Ahora que has conocido los Crowdsourcing más populares, puedes empezar a realizar bosquejos sobre qué te convendría más. El más simple para empezar puede ser el de la retroalimentación de los usuarios, para ganar tiempo y generar mucho contenido sin invertir demasiadas tardes y noches en ellos. Define tu proyecto, encuentra a dónde quieres llevar tu negocio y decídete por la mejor opción del apoyo de las “multitudes”.

Como ejemplo de ello, tenemos a Volaris con su éxito al crear una campaña donde la gente podía ponerle nombre a un avión, o bien la marca Levi’s que utilizó a los propios usuarios en 2012 como modelos de su ropa en Instagram, bajo el hashtag de #IAmLevis.

 

Suscríbete al boletín

E-mail:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *