Consejos de seguridad para la cocina


kitchen-2871400_1920

0La cocina es un lugar del hogar donde muchas pláticas divertidas suceden pero también encierra algunos riesgos que, sin la precaución debida, puede causarnos ciertas sorpresas o daños.

Al tratarse de un espacio donde se emplean utencilios y se preparan alimentos, es normal que existen ciertos riesgos físicos. Por ello, por más básico que pueda pareecer, consultar una guía de medidas de seguridad puede ser un complemento perfecto.

En el artículo de este día recopilamos algunos consejos de seguridad para la cocina, los cuales, sin alguna distinción especial, pueden servir tanto para el ambiente doméstico como para los espacios más grandes como en restaurantes. Aprende lo básico y asegurate de que tu cocina es un espacio apropiado para desempeñar las actividades de manera tranquila y certera.

 

Utensilios de corte

Este podría ser el riesgo más obvio que podemos pensar. En la cocina tenemos diversos utensilios punzocortantes (dependiendo del grado de especialidad y dedicación que le demos a las actividades culinarias). Así que, al no tomar la precaución debida, estamos expuestos a que uno de estos objetos caiga desde una altura considerable (por ejemplo de la cubierta), o que se resbale de nuestras manos, por poner algunos ejemplos.

Además, si hay niños en casa, entonces la precaución debe ser mayor. Algún cuchillo fuera de lugar y la curiosidad puede causar algún accidente.

Por ello te recomendamos almacenarlos siempre en el mismo lugar, así como también colocarlos en alguno de esos accesorios que fungen como base, o bien, colocarles alguna protección de plástico.

Del mismo modo y aunque sean un poco menos riesgoso, hay que estar atentos con los tenedores o las tijeras. Presta atención a los objetos filosos en tu cocina, ¡nunca dejes pasar nada como obvio!

 

Cuidado de la vestimenta

Ir en la noche a prepararte un tazón de cereal no tiene nada de complicado y es también algo muy seguro. No importa si vas con la pijama. Pero, cuando se trata de preparar un platillo serio donde intervendrán electrodomésticos y un sinfín de movimientos por la cocina, entonces vale la pena cuidar la vestimenta.

Los mandiles y guantes son prendas  básicas para quien trabaja arduamente en la cocina, pero eso no lo es todo. Si llevas algo demasiado holgado, puede atorarse en alguna manija de cajón, alguna puerta que haya quedado abierta, etcétera. En estos casos, cuida que te quede bien cada prenda, que te permita moverte cómodamente pero no haya excesos de tela que entorpezcan tu andar.

En cuanto al apartado del calzado, se recomienda que sea cerrado puesto que, como en el punto anterior, si algún objeto filoso cae, está el riesgo de causarte heridas. Y de manera parecida, algún líquido hirviente que se derrame por error, también te haría pasar un mal rato.

 

Estado de los electrodomésticos

De vez en cuando vale mucho la pena revisar el estado de los distintos aparatos eléctricos que se utilizan en el hogar. Hay que prestar atención al cableado, así como a los accesorios que emplean: por ejemplo las cuchillas de una licuadora o las varillas de una batidora. Algún desperfecto puede causar averías mayores.

Además, hay que vigilar que se encuentren completamente apagadas (no sólo en Stand by) o desenchufadas de la corriente, ya que está latente el que un niño tome ,por ejemplo, un cuchillo eléctrico, lo encienda y cause un accidente mayor.

En otro apartado, el que estos aparatos estén lejos del agua es primordial, puesto que si hay salpicaduras, podría hacer que te electrocutes.

Y, por último, hay que revisar  y llamar a un experto (si es necesario) para que los tomacorrientes estén conectados a tierra firme.

 

Contaminación de comida

Este punto más que pensar en causar accidentes, conlleva riesgos para la salud. Una tarea que muchas personas suelen repetir es cortar o picar trozos de carne y luego el mismo cuchillo que utilizaron para estos cortes, emplearlo en rebanar verduras que luego se almacenan crudas en el refrigerador.

Esto se lleva algunas bacterias de los jugos de la carne, las cuales contaminarán a otros alimentos. Hay quien intenta (erróneamente) evitar este problema al utilizar otro cuchillo, pero sigue realizando la acción sobre la misma superficie para cortar/picar. Por ello aconsejamos tener varias tablas de picar, con el objetivo de no mezclar alimentos crudos.

También, aunque no vayas a tocar la comida directamente y te hayas lavado las manos, con el paso del tiempo estarás tomando diversos objetos como las manijas de gabinetes, la agarradera del refri, agarraderas de ollas, etcétera, que también otros miembros del hogar tocan. Así que tienes que cuidar la higiene mientras preparas los alimentos.

 

Presta atención a los productos de limpieza

Por último, a pesar de ser un espacio del hogar donde nos dedicamos a preparar alimentos, por la necesidad de higiene tenemos cerca algunos productos básicos como el jabón o la esponja para los trastes. Si bien estos se encuentran en la zona de lavado de la cocina, hay casos en que se asigna un gabinete especial para alojar otro tipo de sustancias como cloro, limpiapisos, jabón de polvo, cepillos y más.

La razón de este consejo es pedirte que observes cómo tienes organizados estos productos en tu hogar, ya que una sustancia fuera de lugar puede conllevar algún derrame o bien que algún alimento pueda contaminarse. Algunas personas suelen agrupar todos los envases y otros recipientes en un solo punto precisamente como medida de organización, pero olvidan que en la cocina no debe haber sustancias tóxicas.

 

Esperamos que con estos consejos generales puedas mantener tu cocina como un espacio seguro, tanto para riesgo de accidentes como para tu salud y la preparación de alimentos. Estos son sólo algunos puntos, nos gustaría que compartieras tus consejos con el resto de la comunidad en Facebook.

Suscríbete al boletín

E-mail:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *